“Esta es la última promo que vamos a tener”, dice Karoline. Está sentada frente a Ximena, a la izquierda de Ana Paula. Las 3 forman parte de promociones de secundaria distintas, en la ciudad de Trujillo. “La casaca es un recordatorio de que este año es diferente. Es el último”, añade Ana Paula. Quien las entrevista niega con la cabeza. La graduación de las chicas será celebrada después de 2 años de impedimentos por la COVID-19. En ese sentido, es la primera de todas.

Nos graduamos en Varsity

Hace una semana, ingresó a Cayla la Casaca Halston, una prenda de estilo Varsity que llevó a nuestro equipo de vuelta a sus épocas de promoción. Por eso, invitamos a 3 CaylaGirls de quinto año de secundaria al estudio. Ellas nos recordaron lo que significa graduarse en Varsity, con casaca incluida.

 

Te recomendamos: Varsity Jacket: cómo las mujeres comenzaron a usar la clásica chaqueta universitaria.

 

La unidad sin uniforme

¿Qué es lo que une a las promociones? Para Ximena, se trata de lo que han pasado juntos. “Es el tiempo”, asegura. De sus 16 inviernos, ha compartido 5 con los compañeros de la escuela. Ana Paula tiene una experiencia aparte. “En mi caso, es lo académico. Nos reunimos para estudiar para los exámenes. El estrés… como que disminuye cuando lo compartes”, confiesa. Ambas coinciden en una cosa. Están seguras de que extrañarán el colegio

“Voy a extrañarlo”, susurra Ana Paula. Karoline asiente. Aunque está emocionada por lo que la universidad le depara, no puede evitar sentir nostalgia por la etapa que dejará detrás. Por eso la casaca es importante para ella. “Es para acordarme de los lindos momentos, de lo que fue mi promoción. La vamos a usar por poco, ¡solo quinto! Pero lo vale por el momento”.

El espíritu de promo

También hay alegrías. “Hacemos juegos por el Día de la Juventud. Jugamos vóley, fútbol, a pasar la pelota antes de que pare la música… Además, hay fiesta”, relata Karoline. No es la única que celebra. En el caso de Ximena, las festividades se alargan por una semana. “Al final, descansamos”, sonríe jocosa. 

No es necesario el feriado. De por sí, el espíritu de promo abunda en ilusiones. “Me entusiasma la coreografía”, apunta Karoline, “siento que es algo único. Todos juntos, bailando con nuestros padres y madres”, finaliza.

Más tarde, Ana Paula suma su opinión. “Espero que sea libre”. Habla sobre el color del vestido, sin embargo, sus palabras abarcan mucho más.

El estilo libre de esta generación

“Lo que caracteriza a nuestra promoción es que hemos perdido 2 años de pandemia”, asegura Ana Paula. Ximena lo explica de manera gráfica. “Son las mascarillas”, responde. La pregunta era una sola para las tres: ¿qué es lo que caracteriza a su promoción?

Tal vez sea la libertad. Tras las dificultades de la pandemia, los estilos han cambiado. Fueron meses de experimentar con el peinado, la ropa y otras formas de expresión. “En quinto, te dejan más libre”, dice Karoline. Tanto ella como Ximena apoyan la iniciativa de Ana Paula. Quieren que el color del vestido, así como el resto de sus elecciones, sean libres.

 

Te recomendamos: Los abrigos imperdibles para este otoño

 

La nostalgia y la casaca

Irónicamente, cuando eran menores, Karoline, Ximena y Ana Paula ansiaban llegar al quinto año que hoy se niegan a abandonar. ¿El porqué? “No lo sé. Los de la promo se veían superiores”, argumenta Ximena. La entrevistadora ríe. “Por la casaca, ¿no?”, bromea. Las jóvenes ensanchan los ojos antes de carcajearse. Luego, exclaman al unísono: “claro, ¡por la casaca!”.

04 mayo 2022 — Team Cayla